Somos la Iglesia peregrina que camina hacia el cielo.