La celebración del 25 de mayo: una nueva revolución