Poner en las manos de Dios el primer semestre del año a través de la oración