Las nuevas bienaventuranzas del papa Francisco para el dolor de nuestra época