Los tres pilares de la autoridad de Jesús, según el papa Francisco